martes, abril 13, 2021
Publicidad

11 predicciones sobre el futuro de los viajes

spot_img

Pocas facetas de nuestras vidas y del mundo quedaron fuera del alcance del impacto sin precedentes que tuvo la pandemia de coronavirus. La industria del turismo no es la excepción y, a partir de estos tiempos extraordinarios, las formas de viajar se modificarán para siempre. Con grandes cambios en los comportamientos y expectativas de viajes, la comunidad viajera mundial buscará un mayor nivel de seguridad al viajar, opciones más sustentables y cercanas a casa, y la opción de combinar el trabajo en sus viajes, mientras que evolucionan sus preferencias a la hora de elegir a dónde y con quién viajar.

Si bien se encuentran deseosos por volver a viajar, casi la mitad de los viajeros argentinos (45%) no se sentiría cómoda en hacerlo hasta que haya una vacuna contra el coronavirus. Los costos de los viajes estarán muy presentes en las elecciones y el 70% espera ver de qué forma su dinero se invierte en la comunidad que eligió como destino, advierte una investigación que realizó la compañía de reservas de viaje Booking.com.

Sin embargo, a pesar de las nuevas restricciones de viajes y la incertidumbre que generan, el deseo innato del ser humano por viajar no se apagó. Durante las recientes cuarentenas, el 74% de los viajeros argentinos expresó que esperaba con ansias la oportunidad de volver a viajar, mientras que el 31% indicó que valora más la oportunidad de viajar y, en el futuro, no la va a dar por sentado.

Los meses en casa hicieron que los deseos de viajar sean más grandes: 61% de los viajeros argentinos tienen más ganas de conocer el mundo; mientras que un 41% dijo que en el futuro planea hacer algún viaje para compensar por alguna ocasión que no pudo celebrar por el coronavirus (cumpleaños, nacimientos, aniversarios).

“El 2020 es un año sin precedentes y, si bien va a pasar algún tiempo hasta que el turismo alcance los niveles previos a la pandemia, todas las señales apuntan a que los viajes siguen teniendo un papel fundamental en nuestras vidas. En momentos de incertidumbre, siguen trayendo momentos de felicidad y de inspiración a personas de todo el mundo, ya sea que estén soñando con viajar, planeando un viaje o que estén recordando viajes pasados”, aseguró Arjan Dijk, experto en viajes de la compañía.

Las principales predicciones sobre el futuro de los viajes

Valor vital

El impacto económico del coronavirus inevitablemente generará que en el futuro las personas quieran hacer rendir más su dinero: el 74% de los argentinos va a prestarle más atención a los precios a la hora de planificar un viaje futuro, y el 65% dice que es más probable que busquen promociones y oportunidades de ahorro.

Cerca de casa

En un nuevo mundo signado por el coronavirus, los viajes de cercanía tomaron la delantera. De hecho, el 42% de los argentinos planean viajar dentro de su propio país a mediano plazo (dentro de los próximos 7 a 12 meses), y el 28% planea hacer lo mismo a largo plazo (de acá a más de un año).

Buscar escaparse

Durante la cuarentena, muchas personas se lanzaron a la búsqueda de distracción: la gran mayoría de los viajeros argentinos (el 98%) le dedicó tiempo a buscar inspiración para sus vacaciones, y el 36% hasta buscó posibles destinos de viaje una vez por semana.

Seguridad y limpieza

Más de cuatro de cada cinco (86%) de los viajeros argentinos piensa tomar más precauciones debido al coronavirus. Para sus viajes a futuro, el 73% de los argentinos solo piensa hacer una reserva en un alojamiento si muestra claramente qué políticas de salud e higiene aplica. A corto plazo, también se vislumbrará un cambio en las preferencias de transporte y las provisiones de servicio, dado que el 45% pretende evitar el transporte y el 72% aceptará usar tapabocas en lugares públicos.

Conciencia ambiental

La elección de viajes más sustentables en el futuro está cada vez más presente en la mente de los argentinos, de hecho, el 79% espera que la industria del turismo ofrezca opciones de viaje más amigables con el medio ambiente. Además, los viajeros consideran que la industria debe adaptarse a este enfoque a largo plazo: el 75% de los argentinos que contestaron la encuesta indicaron que quieren que sus elecciones de viaje sirvan para apoyar la recuperación del destino que van a visitar, mientras que el 70% espera ver de qué forma su dinero se invierte en la comunidad del destino.

Chau a la oficina

El 48% de los viajeros argentinos ya consideró reservar un lugar para hospedarse que les permita trabajar a la distancia y para un 65% no sería problema alargar un viaje de trabajo para poder disfrutar de tiempo libre en el destino.

Las pequeñas cosas

A medida que vamos aprendiendo a vivir con las consecuencias de la pandemia, los viajeros van a empezar a adoptar una forma nueva y más minimalista de experimentar el mundo. Tres de cada cuatro viajeros argentinos (el 73%) piensa tomarse tiempo para disfrutar de pequeños placeres como pasar tiempo al aire libre o con la familia durante sus vacaciones; mientas que más de la mitad (52%) va a buscar experiencias más rurales y menos conocidas. Además, teniendo en cuenta el renovado énfasis en tener espacios y privacidad, los viajeros buscarán alojamientos que se parezcan a casa: el 49% de los argentinos prefiere hospedarse en casas o departamentos más que en hoteles.

Tecnología y espontaneidad

La innovación tecnológica va a jugar un papel crucial a la hora de reconstruir la confianza de la comunidad viajera y va a ayudar a las personas a viajar de forma segura y responsable. El 67% de los viajeros argentinos está de acuerdo con que la tecnología va a ser importante para mantener los riesgos sanitarios bajo control a la hora de viajar, mientras que el 57% dice que los alojamientos van a tener que recurrir a las últimas tecnologías para lograr que la comunidad viajera se sienta segura.

Menos viajes individuales

La nueva normalidad ha generado transformaciones en los hábitos de las personas y eso se ve también reflejado en la forma de planificar un viaje. Uno de los cambios que se han observado entre los argentinos en la plataforma de la compañía de viajes Despegar, es que han disminuido los viajes individuales, al mismo tiempo que se duplicaron los viajes de tres o más personas, especialmente para los meses de enero y febrero. La vuelta a veranear en familia ha aumentado de manera considerable, seguramente debido a la necesidad de reconectar con los afectos, luego de un año donde los encuentros familiares no han sido fáciles.

Además, desde la empresa informan que la estadía promedio en turismo nacional desde que se lanzó PreViaje es mayor a la del año pasado. “Para el próximo verano observamos que el promedio será de 15 días de viaje, un aumento importante frente a los 10 días promedio del año pasado. Esto reafirma nuestra confianza en que los argentinos amamos viajar y estamos listos para volver a hacerlo”, señaló Paula Cristi, gerente general de Despegar para Argentina y Uruguay.

Flexibilidad a largo plazo

Las políticas de cambio y cancelación más flexibles pueden durar hasta después de la pandemia. Al menos eso es lo que señalan algunas aerolíneas estadounidenses, según información difundida por la cadena estadounidense CNBC. Aerolíneas como American, Delta y United, que usualmente cobran alrededor de 200 dólares por cambios de fecha en vuelos nacionales, para los viajeros que han comprado las tarifas más básicas, dijeron que revisarán sus políticas de cobro.

La intención es extender el derecho a cambios de fecha en vuelos nacionales a más clases de tarifas, que hoy no incluyen esta facilidad, y permitir a los viajeros adelantar su vuelo en el aeropuerto (sujeto a disponibilidad de asientos) para cualquier momento del mismo día, sin costo extra.

“Entendemos que esta no será la realidad para todas las aerolíneas y agencias en todos los países, pero es posible que algunas adopten políticas más flexibles y las aprovechen en la post-pandemia, haciéndolas más atractivas para los consumidores que la competencia”, explicó Thomas Allier, del metabuscador de vuelos y hoteles Viajala.

Experiencias exclusivas

“Evitar el hacinamiento debería ser la ley hasta que la población esté vacunada. Con esto, al menos en el plan ideal, quedan descartados los paseos abarrotados, las playas llenas de gente y los viajes en autobús; mientras que los planes que incluyen playas aisladas, hoteles con pensión completa y experiencias exclusivas de descanso y relajación serán las más apetecidas. El bote lleno de gente escuchando música fuerte se cambiará por una lancha privada y romántica. Un tour privado le da al viajero más autonomía y seguridad”, concluyeron los especialistas.

Deja un comentario

Temas de actualidad

Related Articles